nuestras oficinas7El factor humano es el valor que guía a nuestra empresa. Le damos prioridad tanto en el asesoramiento a los clientes como en nuestro desarrollo y fortalecimiento, así como en el relacionamiento con la gente.

Es un valor que queremos preservar como lo hemos venido haciendo hasta ahora. Es una diferenciación que nos identifica como negocio, es el fruto de un trabajo de largo tiempo, que da cuenta del origen de nuestra empresa y de cómo la fuimos construyendo.

Nuestra misión es lograr fusionar el aspecto humano y el comercial, de modo tal que cada uno de nuestros clientes se sienta asesorado y nos tenga en cuenta en el momento de tomar una decisión y que seamos mejores seres humanos para compartir la vida.

El objetivo de la empresa es generar la confianza necesaria para que el cliente se sienta respaldado y respetado, y que el cierre de un posible negocio sea consecuencia natural del trabajo realizado.

Historia

Nacimos de la mano de mi madre, la Escribana Myriam Verde. Habiéndonos preparado previamente, pero siempre con el apoyo profesional de la Escribanía, comenzamos con uno de los proyectos más importantes de nuestra vida.

En el inicio alquilamos un pequeño local en Av. Sayago 1048, luego anexamos otro en el 1052, hasta que en el año 1996 construimos nuestra actual oficina, en Av. Sayago 1063. Y en setiembre de 2007 creamos la primera sucursal en Av. Millán 4436.

Hoy, nuestro equipo de trabajo abarca varias ramas, siempre dentro del mismo desarrollo profesional: Administración de Propiedades, Venta, Construcción, Asesoramiento Notarial y Jurídico, y Tasaciones.

Seguimos con el deseo de aprender, cada día, profesionalizarnos más y crecer. En mi carácter de director, no me queda más que agradecer a mi madre, a mis compañeros y, de forma fundamental, a todos los Clientes, que desde 1985 nos acompañan y confían en nuestro trabajo.

 

Cumplimos 30 años

El mayo de 2015, la inmobiliaria cumplió treinta años desde su creación. En este tiempo se fue consolidando la cultura de trabajo en equipo. Comprendimos que cada uno de quienes integran la empresa es muy importante en la autogestión y la toma de decisiones de forma horizontal.

Fernando Bidondo Verde

Una anécdota, un momento revelador

… Dejame que yo quiero hacerle un regalo a tu hija… Pará, que te voy a contar por qué te hago este regalo. ¿Sabés lo que pasó?, yo un día llamé para el negocio de tu papá y él no sabía ni con quién hablaba ni nada y, de hecho, en este momento él se está enterando de esto. Yo te hago este regalo en agradecimiento de aquella llamada que yo le hice a él, que sin conocerme cerró su oficina y corrió a averiguarme el teléfono de una pañalera con la que necesitaba comunicarme…

Este fragmento surge de una conversación mantenida entre el dueño de un kiosko de Sayago y Fernando Bidondo, en un encuentro casual en el año 2000, mientras Fernando compraba una golosina para su pequeña hija de cuatro años.